SANGHA

Desde el comienzo de la Escuela de Meditación viene reuniéndose una Sangha (grupo de meditadores comprometidos con la liberación del sufrimiento).Nuestra intención era ofrecer un espacio semanal para que los practicantes de Vipassana de la ciudad y los alrededores sintiesen la compañía de un grupo en el sendero (Dhamma).
 Hay dos opciones para participar en esta Sangha en el Instituto de Psicología Integral Baraka.

Entre semana.

En el curso vamos a tener Sangha (meditación colectiva, abierta y gratuita) 2 días a la semana martes y jueves, de 20,15 a 21 horas. Pedimos a  todos los meditadores y meditadoras que van a Baraka que valoren como se merece el hecho de tener esta posibilidad. Que sean lo suficientemente generosos como para ir a sostener la presencia de modo que los demás puedan confiar en que hay un grupo que los sostiene y que está comprometido en recorrer juntos este sendero. Al ser un grupo que se reconoce en la práctica y no en un dogma, un gurú o una doctrina, nuestra aportación está en la misma práctica y nuestra recompensa es poder meditar en grupo.

1 Domingo al mes.

Además nos reunimos también un Domingo al mes, por la mañana, para hacer un intensivo de 4 meditaciones de 45min. La campana suena a las 10, 11, 12 y 13. Esta actividad es de asistencia libre y gratuita y se puede asistir a todas las horas o a alguna en particular. La iremos anunciando según se acerquen las fechas. 
Cuando empezamos a meditar en Baraka nuestra intención era ofrecer un espacio semanal para que los practicantes de Vipassana de la ciudad y los alrededores sintiesen la compañía de un grupo en el sendero (Dhamma). Luego vino la Escuela para hacer frente a la demanda de orientación de gente que quería emprender este viaje. En el momento de comenzar con la Escuela nos propusimos que si hacíamos un grupo de pago teníamos que hacer otro grupo gratuito como ofrenda. Así, en Baraka, siempre hemos equilibrado los grupos de formación y la Sangha (grupo de meditación). Cuando alguien se apunta a los grupos, siempre intentamos que cojan el compromiso de equilibrar su práctica entre el grupo al que vienen para recibir instrucciones y el grupo en el que ofrecen su presencia. Aunque en las primeras etapas del viaje el practicante piensa que ese es el tipo de intercambio, recibir y dar, cuando se avanza en el camino uno se da cuenta de que se recibe más en la Sangha de lo que se da. Disponer de la posibilidad de meditar en grupo es el mayor de los regalos que puede tener un meditador. La meditación en grupo ofrece al practicante una sensación de pertenencia, una continuidad, un apoyo en la sentada, un ambiente sutil, que la convierte en el eje fundamental de la práctica. No es que la practica individual sea menor, es igual de necesaria, pero el camino de la meditación no tiene sentido si uno lo hace para sí mismo. Hemos visto a muchos meditadores que han dejado de practicar por la falta de una referencia grupal. También sabemos de muchos meditadores que han dejado de practicar porque en su ciudad o pueblo no han encontrado un grupo con el que poder sentarse. Muchos meditadores no están interesados en repetir pesados rituales o en implicarse en un grupo organizado que pertenezca a una ortodoxia particular. Fernando Rodríguez Bornaetxea
“En el Sendero, el viaje individual es muy difícil dadas las características sociales y culturales en las que vivimos. En estas circunstancias sólo la Sangha nos da la fuerza y la determinación necesarias para profundizar en el Sendero. La liberación, hoy más que nunca, no es un camino individual sino colectivo.”
 

gracias